¿Qué es la ptosis palpebral infantil?


La ptosis palpebral (párpados caídos) es un descenso del párpado superior que ocluye el globo ocular en una proporción variable. 
Como el niño se encuentra en un momento de desarrollo y crecimiento visual, una de las consecuencias específicas de no poder abrir el ojo con normalidad en la infancia puede ser la aparición de ambliopía u “ojo vago”.
El ojo afectado no recibe los estímulos visuales adecuados y no desarrolla todo su potencial.


¿Por qué se produce?


En los adultos la ptosis suele ser adquirida, debido a edad avanzada, traumas, enfermedades del músculo o desórdenes neurológicos.
Sin embargo, en los niños la ptosis suele ser de origen congénito (aparece desde el nacimiento) y, por lo general, relacionada con un mal desarrollo del músculo que se encarga de elevar el párpado.
La ptosis infantil no suele estar asociada a antecedentes familiares, ni a ninguna otra patología. Normalmente se debe a una alteración aislada del desarrollo embrionario del músculo elevador que, pese a estar bien conectado con el párpado, tiene menos fuerza.
Existen otras causas menos frecuentes como reacciones alérgicas, enfermedades musculares (Steinert), enfermedades neurológicas (Parálisis Supranuclear Progresiva, Síndrome de Horner, Miastenia Gravis) y traumatismos locales.
En algunos casos excepcionales en los que la ptosis aparece de forma rápida en días o pocas semanas, hay que realizar una exploración y pruebas de imagen para descartar patologías graves, como aneurismas o tumoraciones intracraneales.

Ptosis palpebral infantil